«La colina de los diablos de acero » (1957) de Anthony Mann. (USA)

FICHA TÉCNICA

Producida por Anthony Mann & Sidney Harmon, producción de United Artist & Security, guión de Phillip Yordan & Ben Maddow (basado en la novela de Van Van Pragg), fotografia de Ernest Haller, musica de Elmer Bernstein, montaje de Richard C. Meyer, diseño de producción de Lewis Jacobs, dirección artística de Frank Paul Sylos

FICHA ARTÍSTICA

Intérpretes: Robert Ryan, Aldo Ray, Robert Keith, Phillip Pine, Nehemiah Persoff, Vic Morrow, James Edwards, L.Q. Jones, Scott Marlowe, Adam Kennedy, Race Gentry, Walter Kelley, Anthony Ray, Robert Norman, Michael Miller, Victor Sen Young

Género: Bélico. Duracción: 1 hora 42 minutos

ARGUMENTO

Guerra de Corea, septiembre de 1950. El curtido Teniente Benson intenta reunir a los supervivientes de su batallón y llevarlos al Cuartel General. Se les une el hostil y poco respetuoso Sargento Montana, que quiere conducir a su Coronel, agotado por el combate, a un sitio seguro.

CRITICA

Anthony Mann, nacido con el nombre de Emil (O Anton) Bundesmann, fue un director, productor y actor de cine estadounidense nacido en San Diego, California, en 1906 y muerto en Berlín (Alemania) en 1967. Su padre fue un inmigrante austriaco y su madre provenia de una familia judia de Macon, Georgia. En 1917 la familia se trasladó a Nueva York, iniciando Mann sus estudios, que tuvo que abandonar seis años después tras morir su padre. Empezó su carrera como actor en pequeñas salas del «Off Broadway». En 1926-33 fue jefe de producción del teatro Gild, dirigiendo dos producciones para ese teatro. En 1938 se trasladó a Hollwyood, contratado por el poderoso productor David O’Selznick, como descubridor de talentos y director de reparto . Hizo pruebas para films como «Lo que el viento se llevó», «Intermezzo» y «Rebeca» Posteriomente ascendió a ayudante de dirección, colaborando con el director Preston Sturgues en «Los viajes de Sullivan» (1941). Sturges, encantado con su trabajo, le animo a convertirse en director. Paramount le hizo debutar como director con el thriller de serie B «Dr. Broadway» (1942). Su primer film importante fue el drama «El gran Flamarion» (1945) con Erich Von Stroheim, y destacan tambien en esa epoca la intriga «Dos en la oscuridad» (1945),  los noir «La brigada suicida» (1947),  «Desperate» (1947), «El ultimo disparo» (1947), «Orden: Caza sin cuartel» (1948), «Justa venganza» (1948) y «Incidente en la frontera» (1949) y el film de aventuras «El Reinado del terror» (1949). En 1950 tuvo un gran exito con el western «Winchester 73» (1950) con James Stewart y el western proindio «La puerta del diablo» (1950) con Robert Taylor y el western psicologico «Las furias» (1950). En los 50 su fructifera colaboracion con Stewart seguiria en los westerns «Horizontes lejanos» (1952), «Colorado Jim» (1953), «Tierras lejanas» (1955) y «El hombre de Laramie» (1955), el drama de aventuras «Bahia negra» (1953), el biopic «Musica y lagrimas» (1954) y el drama belico «Strategic Air Commander» (1955). Tambien rodaria el western «Desierto salvaje» (1955) con Victor Mature, el western psicológico «Cazador de forajidos» (1957) con Henry Fonda y Anthony Perkins, el western, la belica «la colina de los diablos de acero» (1957), el western «El hombre del oeste» (1958) con Gary Cooper, etc…..entre otros titulos. En 1960 rodó el western «Cimarron» (1960) con Glenn Ford y Maria Schell. Contratado por el productor Samuel Bronston, rodo en España el drama medieval «El Cid» (1961) con Charlton Heston y Sophia Loren y el drama epico «La caida del Imperio romano» (1964). Tras la belica «Los heroes de Telemark» (1965) con Kirk Douglas y Richard Harris, empezó a rodar en Berlin el thriller de espionaje «Sentencia para un dandy», con Laurence Harve, muriendo a causa de un infarto durante el rodaje, acabgando el film el propio protagonista. Estuvo casado con Mildred Mann (1936-56) en segundas nupcias con la actriz española Sara Montiel (1957-63), con la que rodó el drama «Dos pasiones y un amor» (1956) y la bailarina Sadler Wells (1963-67), teniendo dos hijos de su primer matrimonio. Anthony Mann fue uno de los grandes autores del cine clasico, autor de varios clasicos inolvidables «La colina de los diablos de acero» (1957) fue su gran  aportación al género belico, con un duro y realista film muy bien dirigido, con un guión muy medido, una realista fotografia, una sobria musica, un cuidado montaje y muy buenas interpretaciones, sobretodo de Robert Ryan y Aldo Ray. El film tiene un tono realista y violento, un ritmo sereno, y un retrato honesto de las terribles las consecuencias de la guerra (violencia, paranoia, traumas, miedo, soledad). Para amantes del gran cine.