“¿Angel o diablo?” (1945) producida y dirigida por Otto Preminger. (USA)

FICHA TÉCNICA

Producción de Twentieth Century Fox Entertainment, guión de Harry Kleiner (basado en la novela de Marty Holland), música de David Raskin, fotografia de Joseph LaSelle (B/N), montaje de Harry Reynolds, dirección artística de Leland Fuller & Lyle R. Wheeler, decoración del escenario de Hennard & Thomas Little, vestuario de Bonnie Cashin, maquillaje de Ben Ny, dirección de producción de Raymond A. Klune

FICHA ARTÍSTICA

Interpretes: Dana Andrews, Alice Faye, Linda Darnell, Charles Bickford, Anne Revere, Bruce Cabot, John Carradine, Percy Kilbridge

Género: Cine negro. Duración: 1 hora 32 minutos

ARGUMENTO

Un tal Eric Stanton se baja de un autobús a medio camino de San Francisco, porque no tiene dinero. Así llega a un pequeño pueblo desconocido llamado Walton. Durante la primera noche en un bar de la playa conoce a una hermosa y fascinante camarera llamada Stella, de la que se enamora en un abrir y cerrar de ojos. Pero Stella tiene muchos tiros dados y las ideas muy claras. Para intentar conquistarla, Eric le promete conseguir dinero. El plan es engatusar a June, una chica modosita de buenas costumbres y mucho dinero.

CRITICA

Otto Preminger fué un director, productor y guionista (1906-86) nacido en Viena (Austria). Hijo de un magistrado judio, estaba dispuesto a seguir los pasos de su padre, así que licencio en derecho en la Facultad de Viena. Ejerció de abogado durante poco tiempo, al estudiar teatro (su verdadera pasión). Llegó a ser ayudante del mítico  Max Reinhardt (un gran director teatral de la época) y al dejar la abogacia sustituyó a este al frente de su compañia teatral, con la que montó  mas cincuenta espectáculos. En aquella época rodo una pequeña pelicula “Dier Got Lebbe” (1931). Con el ascenso de los nazis, se fué a USA en 1932, donde tuvo que empezar de cero. Probó fortuna en los escenarios de Broadway, obteniendo un gran éxito. La 20 Th Century Fox le tentó para el cine, debutando en 1937 con “Amor en la oficina”. Sus dos primeros films fracasaron y tuvo discursiones con el productor Darry F. Zanuck , que solía intervenir en los rodajes. No quiso salir de Hollywood y sobrevivió como actor. Rodó dos films mas, el segundo como productor (así tenia el control absoluto). “Laura” (1944) fue su quinta película, su primer gran éxito y una de las cumbres de su cine.  Desde entonces realizó variados films, como el noir “¿Angel o diablo? (1945) thrillers como “Voragine ” (1949) y Al borde del peligro” (1950), comedias de epoca como “La zarina” (1945),  “La dama de armiño” (1948) o “El abanico de Lady Windermere” (1949), dramas de epoca como “Ambiciosa” (1947) o modernos como “Daisy Kenyon” (1947). En los cincuenta destacan el noir “Cara de ángel” (1952), el western “Rio sin retorno” (1954), lel musical “Carmen Jones” (1954), os dramas históricos “El proceso de Billy Mitchell” (1955) y “Santa Juana” (1957)  y el drama “Buenos dias tristeza”. Pionero en tratar temas escabrosos y polémicos , trató la drogadición en “El hombre del brazo de oro” (1955), La violación en “Antatomia de un asesinato” (1959), la política en “Tempestad sobre Washington” (1962), el catolismo en “El Cardenal” (1963). Cuando realizó “Exodo” (1960) , crónica de la creacción del Estado de Israel, metió como guionista a Daltron Trumbo, legendario guionista represaliado en la caza de brujas. Con este gesto hizo que las lista se acabasen para siempre. Luego hizo el brillante drama bélico “Primera victoria” (1965), el angustioso thriller “El rapto de Bunny Lake” (1965) y el drama sureño “La noche deseada” (1967). De sus últimas cintas destacan “Rosebud” (1975), thriller sobre terrorismo y “El factor humano” (1979) thriller de espionaje adaptado de Graham Greene. Preminger fué un gran director, autor de un buen puñado de obras maestras. “¿Angel o diablo?”  es una de sus obras mas desconocidas, tapada por la memorable “Laura”. Este film resulta ser un magnífico “noir”. La dirección es muy buena, el guión espléndio, la fotografia maravillosa, la música muy eficaz, el montaje muy cuidado y cuenta con una maravillosas interpretaciones, sobretodo de Dana Andrews (fetiche del director) y Linda Darnell. El film tiene un ritmo muy sereno, se ve muy bien y contiene interesantes reflexiones sobre el amor, la ambición, los celos, etc… En la mejor tradición del noir clásico. Muy recomendable