«El bazar de las sorpresas» (1940) de Ernst Lubitch. (USA)

FICHA TÉCNICA

Producida por Ernst Lubitch, produción de Metro Goldwyn-Mayer (MGM), fotografia de William H. Daniels (B/N), musica de Werner R. Heyman, montaje de Gene Ruggiero, direción artística de Cedric Gibbons, decoración del set de Edwin B. Willis

FICHA ARTÍSTICA

Intérpretes: James Stewart, Maraget Sullavan, Frank Morgan, Joseph Schildkraut, Sara Haden, Felix Bressart, William Tracey, Inez Courtney, Sarah Edwards, Edwin Maxwell, Charles Halton, Charles Smith

Genero: Comedia romántica. Duración: 1 hora 34 minutos

ARGUMENTO

Budapest, Hungria. Alfred y Klara trabajan en la misma tienda. Ella es una recién llegada , y  no puede soportar al otro, demasiado puntilloso en los que se refiere la trabajo. Curiosamente, ambos han empezado una relación amorosa por correspondencia. Lo que uno escribe es recibido por alborozo por la otra y vicerversa. No tienen la minima sospecha de que ese amor ideal convive con el hombre- mujer odioso que tienen al lado.

CRITICA

Ernst Lubtich fue un director de cine judio-aleman nacido en Berlin (Alemania) en 1892, nacionalizado estadounidense en 1933  y fallecido en Hollywood, California (USA) en 1947. Hijo de un sastre judio de procedencia rusa y dueño de una prospera sastreria, este quiso orientar a Ernst hacia el negocio familiar. Lubich estudio en el Insituto Sophien de Berlin, pero desde adolescente hizo funciones teatrales. A los 16 años empezo a trabjar como actor (aunque ayudaba a su padre). En 1911 empezó a trabajar en el teatro de Max Reinhardt. En 1912 empezó en el cine como atrecista del Bioscope. En 1913 creó un personaje comico judio para diferentes cortometrajes que escribio y dirigido. Debuto como director de largometrajes en 1914  y hasta 1922 rodó cincuenta films de distintos generos. Viajo por primera vez a Hollwyood en 1921, asistiendo al rodaje de «Las dos huerfanas» de D. W. Griffith. Tras dirigir para Mary Pickford «Rosita» (1923) se establecio en Hollwyood, donde destaco en comedias y musicales. Fue supervisor de la productora Paramount, lo cual le aprovechó para ofrecer su primera oportunidad a jovenes promesas que huian del antisemistismo (Billy Wilder, Otto Preminger, etc….). En su filmografia destacan la comedia romántica,  «El abanico de Lady Windermere» (1925), las musicales «La comedia del amor» (1929) y «»El Teniente seductor» (1930), las comedias «Un ladrón en la alcoba» (1932) y «Una hora contigo» (1932), el drama «Remordimiento» (1932), la comedia «La viuda alegre» (1934), la comedia dramática «Angel» (1937), la comedia enredo «La octava mujer de Barba azul» (1938), la satira anticomunista «Ninotchka» (1939), la comedia romántica «El bazar de las sorpresas»»(1940), la comedia «Lo que piensan las mujeres» (1941), la farsa antinazi «Ser o no ser» (1942), y la chispeante comedia «El diablo dijo no» (1943). Tras abandonar el rodaje de «La zarina» (1945), concluida por Otto Preminger, por desavenencias con la productora, rodó la comedia «El pecado de Cluny Brown» (1946). Fue nominado 3 veces a los Oscars y recibio un Oscar honorifico en 1947. Murio de un infarto de miocardio cuando llevaba 8 rodando la comedia musical «La dama de armiño» (1948), concluida por Otto Preminger. Lubitch fue uno de los grandes directores del cine clasico, autor del concepto «el toque Lubich»(habilidad del cineasta de sugerir mas que mostrar»). «El bazar de las sorpresas «es una de sus mejores peliculas, con aire autobiografico. Tiene una gran dirección, un esplendido guion (con maravillosos dialogos), una preciosa fotografia, una bonita musica, un montaje muy cuidado y unas intepretaciones soberbias, sobretodo de James Stewart y Margaret Sullvan. El film es muy elegante, sutil, muy clasico,conmovedor,  mezcla muy bien comedia, romance y drama, tiene muy buen ritmo, y interesantes reflexiones sobre el sentido del trabajo, el amor, la amistad, el compañerismo, la infidelidad matrimonial, los celos, la honestidad, las apariencias, etc……Para amantes del gran cine.