“La vida y nada más” (2017) escrita y dirigida por Antonio Méndez Esparza. (ESPAÑA-USA)

FICHA TÉCNICA

Producida por Pedro Fernández Santos & Álvaro Portamet Hernández & Amadeo Hernández Bueno, producción asociada de Antonio Méndez Esparza, producción ejecutiva de Paul E. Cohen & Victor Nuñez, producción de Aquí & Allí Films & Film Constalation & ICAA & Movistar + & TVE, sonido de Luis Arguelles, montaje de Santiago Oviedo, fotografia de Barbu Balasoiu, casting de Ivo Huahua, diseño de producción, dirección artística, vestuario y maquillaje de Claudia González Carbonell

FICHA ARTÍSTICA

Intérpretes: Andrew Bleechington, Regina Williams, Robert Williams, Ry’Nesia Chambers, Eric Trombley, Kara Fenlon, Charles Dodson, Dawuan Williams, Lawrence Parramore, Dwight Brown, Mitch Paulsen, Samuel C. Carter, Kristina Bauer.

Género: Drama urbano “indie”. Duración: 1 hora 49 minutos. Premio Fipresci y Sección Oficial en San Sebastian 2017

ARGUMENTO

En una pequeña ciudad inombrada y como otra cualquiera de USA, Andrew es un joven negro a punto de llegar a la mayoria de edad, que ya ha tenido que pasar por los juzgados, acusado de robos de poca monta, pero que le han puesto en el punto de mira de condenas mas severas si no cambia. Es un buen chico,  pero vive en un hogar desestructurado. Su padre está en la carcel, pero apenas le recuerda, aunque le manda cartas, pero nunca ha ido a verle. Su madre Regina se desloma trabajando como camarera, criando a una niña pequeña, y tratando de que el camino de Andrew no se tuerza. Un cliente del bar ronda a Regina, parece buen tipo, busca una relación, ella le gusta. Pero no se llevará bien con Andrew.

CRITICA

Antonio Méndez Esparta es un director y guionista español nacido en Madrid en 1976. Se ha formado y vivido en USA. Debutó con el drama familiar “Aquí y allá” (2012) co-producción entre USA, España, México y ahora con “Aqui y allá”(2017) realiza su segundo largo. El resultado es muy brillante. La dirección es muy buena, el guión magnífico, la realista fotografia estupenda, el montaje muy bien hilado y con unas interpretaciones magníficas, sobretodo de Andrew Bleecchington y Regina Williams. El film, de un tono realista y cotidiano, tiene un ritmo sereno y reflexiones muy valiosas sobre la familia, la marginalidad, las dificultades de integración y promoción, los prejuicios raciales, el perdón, la autoexigencia, etc……Muy recomendable.